CINE: Alien Covenant, ¿secuela o precuela?

   ¿Es Alien Covenant un filme de culto (como The Wicker Man) o solo un “churro” futurista? La cinta ha dividido a la crítica, aunque a su favor no solo está más definida que Prometeo, sino que amplía y expande su visionado (quizá mejoren viéndolas en orden)… 

Alberto Triana

   No me molesta que Ridley Scott ponga sus ideas (como Kubrick)… vamos, que puede ser creacionista y sugerir ideas del Espíritu Santo si quiere, pero la cinta debe ser ante todo, un moderno vehículo funcional de terror todo terreno. Aunque cuando apareció el fondo estrellado con las letras del título me sentí aliviado, al ver algo tan icónico en pantalla.

Resultado de imagen para alien credits

Mientas ALIEN parecía vislumbrar en 1979 el temor al contagio del VIH-SIDA, Prometeo lo hacía de manera burda, con el personaje del androide infectando a uno de los tripulantes; Alien Covenant parece confirmar que el contagio vino de las corporaciones, de manera rebuscada e incluso poco convincente… no sé si era la intención de mostrar ese detalle pueril del androide “jugando” con la criatura: a mayor desarrollo tecnológico, más imprudencia.

Por cierto, el androide de estas precuelas se convirtió en uno de los personajes más odiosos de toda la serie… sí, más que Ash de El octavo pasajero (1979): al menos aquel tripulante recibía órdenes de la compañía (estaba programado) y tenía como un fallo en su lógica interna que lo llevó a intentar asesinar a los tripulantes sobrevivientes del Nostromo. Claro que resulta verdaderamente chocante en Alien Covenant, pero lo vemos en la actualidad con virus y ataques informáticos.

*Un detalle de Prometeo es que cuando entran a la cueva, se ve en un monitor que los exploradores tienen los mismos signos vitales (?), que muchos interpretaron como un fallo… ¿y si eran varios androides en la expedición?

Algo que me gustaba, sobre todo de la primer ALIEN, era su simplicidad narrativa, consistente en que iban del punto A (la nave) al punto B (planeta abandonado), luego regresaban a la nave Nostromo, y de ahí al punto C (la Tierra), mientras en el trayecto iban asustando con sus monstruitos e intrigas corporativas. En Alien Covenant, no solo es ir de un punto a otro (de manera más o menos lineal), sino que hay muchos caminos narrativos paralelos, otras conexiones, planetas, líneas temporales… desde hace rato que ya enredaron toda la serie.

Resultado de imagen para alien covenant

Total que el androide se cargó hasta a los space jockeys esta raza de gigantes nephilim.

También se entiende, que cuando el androide intenta acercarse al alien albino estaba abrazando lo diabólico, lo luciferino, quizá percibía que la criatura no era como las demás, pero resulta poco creíble para la audiencia: algo de eso se mostró con Ash o Bishop estudiando esas criaturas en laboratorio, pero sí le exageraron con su “colección de mariposas disecadas” (desde la anterior, con el androide infectando a uno de los tripulantes del Prometeo para ver qué pasaba… ¡ignorando la cuarentena!). Por el otro lado, puede ser uno de los rasgos sociópatas del sintético creado por Weyland Corporation: los verdaderos asesinos seriales tienen esta especie de “hobbies“, de pasatiempos (y muchas veces, desde niños).

No importa cuán valientes o preparados sean los tripulantes, el verdadero sabotaje (vuelve a confirmarlo otra cinta de la serie) viene de las mismas corporaciones y la cinta deviene en desastre y supervivencia (¿del más apto?). Solo que Alien Covenant lo recalca, lo resalta exageradamente, con el personaje del androide, de manera cargante, chocante: a ratos parecía Scream en el espacio, con todos al pendiente quién era el asesino (pudo ser la computadora de la nave, que no los dejaba maniobrar bien, como un mejor homenaje a 2001).

Desde el inicio, Weyland observa a su mejor creación, sin darse cuenta que será un dolor de cabeza para civilizaciones enteras. Solo que como espectadores, nos cuesta entender esta metáfora de Frankenstein al inicio (el espectador ocasional no va a entender nada si no ha visto bien la serie, o al menos el primer filme de Scott), por lo que esta escena pudo ir insertada más adelante en forma de flashback en algún “sueño” del androide más adelante, a la vez que servía de enlace con Prometeo.

A mí me da la impresión, sobre todo en esta en particular, Alien Covenant, que pedía a gritos ser secuela (vendría siendo la 5, creo), pero muchos fans con gusto la acomodarían como Alien 3, dejando atrás el mal sabor que dejó el filme de Fincher en 1993.

Imagen relacionada

¿PEOR QUE PROMETEO? Prometeo no lo hacía bien mezlcando ALIEN con Blade Runner. El space jockey no funcionó muy bien… y ahí van otra vez a modificar a los xenomorfos. Esto ya se insinuaba por cierto, desde el Director’s Cut del 2003 (muy buena revisión por cierto), el cual insinúa que más bien los aliens son como horripilantes mutaciones del espacio exterior: sí, más cerca de La Cosa de Carpenter (quizá como homenaje) que del bestiario de Lovecraft.

Quizá las nuevas generaciones entiendan mejor este Covenant, en su momento el alien de 1979 también tenía sus inconsistencias: crecía de forma exponencial en poco tiempo (desafiando no solo la biología, sino cualquier lógica), sangraba ácido, intuía lo que pasaba (al meterse a la nave de escape Narcissus).

Alien Covenant es un paso adelante, pero con titubeos. Quizá con el tiempo se entienda mejor su visionado: así le pasó a Blade Runner y su fría recepción en 1982, ALIEN en cambio fue aceptada de inmediato. Vistas en conjunto, quizá mejoren estas precuelas, y es muy posible que Covenant alcance a sacar a Prometeo de la ignominia y la incomprensión de los fans (sobre todo de los más puristas de la serie).

A FAVOR: Auténticos detalles de ciencia ficción como cápsulas, medicamentos; la naves lucen creíbles; la llamada de auxilio está mejor desarrollada; la tensión está mejor planificada y definitivamente es cuando más se parece al primer ALIEN cuando la cinta se disfruta más.

EN CONTRA: La falta de un protagonista definido, diversos clichés del género de terror y ciencia ficción, el tema del doble (como que no está muy desarrollado). Quizá no debieron mostrar toda la criatura, resulta raro que Daniels o Tennesse no reportaran sus características, de esa forma la siguiente expedición estaría prevenida (o si lo ocultó Ash en el Nostromo le daría una perversidad corporativa), al final pudieron hacer volar la Necrópolis o simplemente haber derribado a la criatura.

Imagen relacionada

Al igual que la anterior, la cinta desaprovecha muchas ideas (en este caso) apocalípticas que se venían mostrando desde su preproducción, como el concepto de la Necrópolis, la ciudad de los muertos.

Estos fallos e irregularidades impiden al filme avanzar más allá de sus 3 estrellas, que apenas alcanzó con esfuerzos. Pero no todo está perdido para la serie (a pesar del chocante final de Alien Covenant) hay una mayor definición en esta segunda precuela (?), y un tercer filme (!) ya debería quedar mejor trazado, en ese mortal reality-show que se montó el androide y la corporación.

*Actualización: Septiembre 2017.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s