Roswell, a 70 años.

   Es abrumador el número de testigos presenciales de esas formas luminosas de extraños y rapidísimos movimientos en el cielo. Por sus velocidades prodigiosas, su formación en vuelo y los movimientos geométricos que realizan en el cielo, nos hacen suponer que seres inteligentes, habitantes de mundos lejanos las tripulan. Es tal la cantidad de libros escritos acerca del fenómeno OVNI -advierte Carlos Ortiz-,  en el que se narra con lujo de detalles la aparición generalizada de los llamados platillos voladores en todas las latitudes del orbe, son tan numerosas las revistas especializadas sobre el tema, que parece imposible tapar el Sol con un dedo o seguir la “estrategia del avestruz” para negar, con aires de suficiencia, el testimonio de gente preparada advirtiendo a la sociedad.

También resulta difícil determinar el número de libros referentes al tema OVNI que brinden pruebas verdaderamente interesantes. Por lo demás, existe la sospecha (de ninguna manera injustificada) de que los tripulantes de esas presuntas naves han estado en la Tierra desde siempre (!), y han dejado a su paso importantísimas huellas de su presencia física, así como también incluso de su sabiduría ancestral, milenaria. ¿Quién puede negar que las investigaciones de Von Däniken llevadas a la pantalla (La nave de los dioses) causaran expectación mundial en su momento?

EL INTERÉS RENOVADO: Hasta 1978, el incidente de Roswell recibió poca atención, hasta que los investigadores Stanton T. Friedman y William L. Moore compararon los resultados de una serie de entrevistas que cada uno había llevado a cabo por separado.

El astronauta del Apolo 14, Dr. Edgar Mitchell, aunque no fue testigo directo, también ha afirmado en numerosas ocasiones que Roswell fue un verdadero incidente relacionado con extraterrestres, basado en sus contactos de alto nivel dentro del gobierno. “Yo he visto los expedientes secretos OVNI, y no hay duda de que hubo contacto con extraterrestres. Este astronauta opina también que hay una organización gubernamental paralela e independiente al gobierno que realiza experimentos con tecnología extraterrestre y por eso no se pueden sacar a la luz todos estos incidentes.” A día de hoy, el honorable exastronauta no ha facilitado ninguna evidencia que corrobore sus afirmaciones.

Resultado de imagen para philip corso

HISTORIAS DEL UNDERGROUND AMERICANO: Phillip Corso sirvió en la administración Eisenhower y más tarde encabezó el Buró de Tecnología Extranjera en el Departamento de Investigaciones y Desarrollo del Ejército, y es aún otro oficial militar de largo servicio que se convirtió en denunciante de la presencia secreta extraterrestre. En sus memorias, el afirma haber atestiguado el cuerpo de un presunto extraterrestre ‘Gris’ muerto recuperado de Roswell en 1947 que encaja en la clásica descripción de un extraterrestre alto de cuatro pies con una gran cabeza, grandes ojos almendrados, un torso delgado y afilados brazos y piernas.

Imagen relacionada

Philip Corso con Eisenhower: efectivamente, era un oficial de alto rango. Está además la anécdota de cuando una comisión de científicos americanos informó al presidente Carter de la existencia de los extraterrestres. El mandatario se quedó un rato callado, luego se echó a llorar, desconsolado por el posible derrumbe de las religiones de la Tierra.

Imagen relacionada¿ACCIDENTE O DERRIBO EXTRATERRESTRE? Según el coronel Corso, los Grises estuvieron involucrados en acuerdos con la administración Eisenhower, que los oficiales militares vieron como un tipo de ‘entrega negociada’, donde los Grises ganaron el permiso de abducir civiles y ‘expandir’ su programa biológico. [19] Los Grises estuvieron muy activos en abducciones humanas, experimentos genéticos, monitoreando humanos a través de implantes, programación/control mental, clonación y creación de híbridos humanos. Esto contribuye a problemas globales generalizados, tales como humanos traumatizados por experiencias de abducción, humanos genéticamente modificados, implantes para el monitoreo de humanos, y una población excesivamente pasiva debido a programación hipnótica/control mental.

Corso sostenía que la tecnología que se encontró en el lugar del accidente permitió el desarrollo de la fibre óptica, el láser, el circuito integrado y del kévlar.

En su momento, causo igual revuelo y rechazo el video de la presunta autopsia extraterrestre de Roswell. Los escépticos dudaban del manejo del bisturí por parte del cirujano, junto con un cable telefónico liso que se ve al fondo (y no en espiral, como correspondía a la época). ¿Y si esa presunta autopsia no fuera de Roswell?

¿Y si el siguiente video es la verdadera filmación de Roswell?

LOS ESCÉPTICOS DAN SU VERSIÓN: El contenido del libro de Philip Corso ha sido refutado por el investigador Karl Pflock quien ha expuesto las contradicciones de la obra.

La descripción del granjero Mac Brazel de Corona (Nuevo México) coincide con la dada por Charles B. Moore, profesor emérito de Física de la Universidad de Nueva York, que desarrolló los globos con los que los Estados Unidos pretendían espiar a la URSS.

Posteriores informes de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de septiembre de 1994 y junio de 1997 afirmaban que lo estrellado en Roswell eran los restos de un vuelo del Proyecto Mogul. Además la localización coincide con el vuelo nº 4 de dicho proyecto, del cual se perdió comunicación el día 5 de junio.

Como se ha comprobado la descripción que dio Brazelt al periódico local al encontrase el globo coincidía con la de Moore, diseñador de los mismos, y los materiales que formaban los restos eran normales (papel de plata, cinta aislante, cintas adhesivas con diseños florales),y que no vio ningún tipo de metal que sirviera para un motor cosa que contradice la versión de los ufólogos que dicen que Brazelt aseguró haber visto metales desconocidos.

HIPÓTESIS MACABRA DEL PROYECTO MOGUL: El gobierno de los EE. UU. había hecho experimentos con globos meteorológicos como instrumento para infiltrar líneas enemigas e intentar la posibilidad de arrojar bombas atómicas desde la estratosfera (Proyecto Mogul). Estos experimentos se llevaron a cabo durante el fin de la Segunda Guerra Mundial, y se utilizaba a prisioneros de guerra para dichos experimentos.

En el caso de los globos meteorológicos del Proyecto Mogul, se trataba de prisioneros de guerra japoneses, y fueron seleccionados los más pequeños para que pudieran entrar en la canasta especialmente diseñada para este propósito.

Es indudable que muchos, por un lógico temor a las críticas y el descrédito social, oculten importantes resultados de investigaciones sobre presuntos hallazgos extraterrestres, pero seguro que el asunto mantiene inquietos a muchos investigadores y escritores. ¿Se habrá llegado a un punto de contacto? ¿Estamos en la antesala histórica de un gran descubrimiento, negado por la ciencia oficial?

El espeluznante vídeo de los Hombres de Negro me da muy mala impresión, a pesar de que no demuestra nada: podría ser algo preparado, prefabricado, como parte de una dramatización, película o documental.

FUENTE: Wikipedia.

*Erich von Däniken: Recuerdos del futuro (Econ-Verlag, Düsseldorf, 1968). Traducción de Manuel Vázquez. Plaza & Janes. Barcelona, España (1973).

*Carlos Ortiz: Contactos extraterrestres en México. Posada, 1975.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s