Townsend Brown y el Experimento Filadelfia

HISTORIAS DEL UNDERGROUND AMERICANO: En 1943, la marina de guerra de Estados Unidos efectuó un experimento ultrasecreto en el Centro Naval de Filadelfia. Se dice que dicho experimento estaba asesorado nada menos que por científicos de la talla de Albert Einsten. Se trataba de hacer invisible un barco de guerra, el destructor Eldridge, a base de generadores magnéticos de tipo naval conocidos con el nombre de degaussers, que eran “pulsados” a frecuencias resonantes para crear “un tremendo campo magnético” sobre un barco en el muelle.

Resultado de imagen para allen jessup philadelphia experiment

El resultado del experimento fue inesperado, pero revelador. El USS Eldridge desapareció del Centro Naval de Filadelfia… para reaparecer instantáneamente a cientos de millas de allí, en las instalaciones portuarias de Norfolk, en la zona de la bahía de Chesapeake. ¿Qué había pasado? Una posible respuesta es que se produjo una inversión incontrolada de partículas IBOZOO UU en una aplicación práctica de la teoría del campo unificado de Einstein, que los extraterrestres efectúan tal vez desde hace siglos para trasladarse por el espacio.

Se dice que el Experimento Filadelfia “proyectó” el barco a otra dimensión, rematerializándolo luego en Norfolk.

Al respecto, Charles Berlitz y William Moore efectuaron un serio intento por averiguar lo que pudo haber de realidad en el llamado “Experimento Filadelfia”. El resultado de esta investigación —dificultada por el hecho de que, en los archivos de la Marina faltaban todos los documentos correspondientes a la época del supuesto experimento— fue un libro interesantísimo, cuyo saldo final (para estos investigadores) fue positivo: es decir, parece que el experimento se realizó.

Resultado de imagen para allen jessup philadelphia experiment

Dos personajes destacan en el libro de Berlitz y Moore: el infortunado astrónomo Morris K. Jessup, autor de un libro importante sobre los OVNIs (The case of the UFOs) y el misterioso “Carl Allen” (o Carlos Allende), el cual escribió varias cartas a Jessup, presentándose como testigo presencial del experimento y dándole una serie de detalles impresionantes. Por ejemplo, una de ellas, fechada en Pennsylvania el 25 de mayo de 1956, le decía, entre otras cosas: “Creo que posteriores experimentos hubieran permitido el transporte controlado de grandes tonelajes a una velocidades ultrarrápidas, y a un punto determinado en el instante que deseara mediante el empleo de una zona cubierta por:

  1. Dichas cargas.
  2. Dicho campo, o partes de los mismos (también se transportó a hombres) se trasladaran a otro punto. Accidentalmente y para la consternación de la Marina esto ha sucedido a todo un barco, con su tripulación.

Más adelante, en la misma carta, agrega: “Yo soy un astrónomo Mr. Jessup… estoy seguro que el hombre irá a las estrellas, con la forma de transporte que la Marina accidentalmente descubrió… cuando su barco experimental se largó para aparecer un minuto después a cientos de millas marinas en otro de sus atracaderos…”

Merecen ser destacadas las últimas frases de Allende, que se leen al final de la tercera carta: Quizá la Marina haya utilizado este medio de transporte para construir esos OVNIs. Es una deducción lógica desde cualquier punto de vista. 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s