La propulsión de los OVNIs

    El martes 16 de abril de 1974 apareció en la sección de cartas al director de La Vanguardia, una extensa carta firmada por F. Aréjula (Palma de Mallorca, bajo el epígrafe “Estudio científico de los OVNIs” donde el tema se trataba con gran altura y dignidad. Poco después, en el mismo periódico barcelonés, aparecía una breve nota bibliográfica sobre el primero de los dos libros citados, nota que daba la impresión —como tantas veces ocurre— de haber sido escrita por el propio autor, dado el conocimiento del tema que mostraba.

TEÓRICOS DEL MÁS ALLÁ: En su libro, Hacia una física de los OVNIs, editado por el mismo Aréjula en 1973 (y del que el ufólogo Ribera recibió un ejemplar amablemente dedicado), se daba la dirección de Barcelona (calle Mallorca, 257, segundo, segunda) y otra de, precisamente, Palma de Mallorca (Formentera, 17, Son Rapinya) pero todas las averiguaciones no dieron el menor resultado. El portero del inmueble de la calle Mallorca de Barcelona dijo que allí, efectivamente, había vivido ese señor —al parecer soltero— en una pensión, pero en Son Rapinya no se averiguó nada.

Aparte del citado libro, sabía, porque el autor lo menciona en el mismo, que Aréjula era autor de otra obra: Fundamentos de la mecánica cuántica, pero que también fue imposible hallar.

Volviendo al libro de la Física de los OVNIs, se trata de un estudio denso, atiborrado de fórmulas matemáticas (aunque su autor, como ocurre con tantos otros especialistas, creyera que los demás lectores tenían los mismos conocimientos que él, e incluso lo considera una obra de divulgación “clara y meridiana”, salvo el epígrafe Discusión sobre el problema relativista del tiempo). Tras una introducción muy accesible, donde centra el problema OVNI y expone el meollo de su teoría, hace en el capítulo segundo una breve historia de la problemática de los OVNIs (donde Aréjula demostró estar bien enterado del desarrollo moderno del fenómeno, hasta ese entonces) para pasar luego a la “teoría del OVNI”, expuesta en 9 capítulos: Gravitación generalizada, Sobre las características de los sistemas M, Carga gigante, Verificaciones experimentales, Sobre el escape del OVNI, Intermedio, discusión; ¿Viajan los OVNIs con la velocidad próxima de la luz? Sobre la relatividad del tiempo y el espacio; El hombre en el Cosmos. 

Viene después un “esbozo de la problemática del tiempo”, dividido en 4 capítulos: Discusión sobre el problema relativista del tiempo, Sobre el problema del tiempo en la Física de la acción cuántica, Conclusiones, Sobre el problema de la Ciencia en su totalidad. 

Por último, en la sección Relatividad y quanta, de 7 capítulos, trata de los temas siguientes: Los motivos de la Relatividad, El Universo cuatridimensional, Espacio y tiempo relativos, Cinemática relativista, La célebre fórmula de Einstein, Fotones, Corpúsculo y quanta asociados. 

Dos apéndices cierran el libro, para aclarar brevemente algunas cuestiones algebraicas.

El caballo de batalla de Aréjula (como investigador) es la “carga gigante”: en la exposición de este aspecto fundamental de su teoría, Aréjula está muy cerca de Plantier, porque explica que el OVNI “flota” porque la fuerza gravitatoria normal se le opone una fuerza de igual módulo pero antigravitatoria. Se puede decir, pues, lo que sin esta explicación parecería paradójico: que la masa del cuerpo se utiliza contra la gravitación del cuerpo, tal como lo había anunciado el profesor Oberth.

*EL LADO OSCURO DE LA ASTRONÁUTICA: Durante el VII Congreso Internacional de Investigaciones OVNI, celebrado en el otoño de 1967, el profesor Hermann Oberth, denominado el “padre de la astronáutica” y antiguo maestro de Wernher von Braun, declaró que los OVNI representan todavía “un problema al margen de la ciencia”, pero son probablemente (palabras textuales de Oberth) naves de mundos exóticos. Y agregó literalmente: Como parece evidente, los seres que las tripulan han creado una civilización muy superior a la nuestra, y si nosotros obráramos con sensatez, podríamos aprender mucho de ellos.

Oberth, que pronosticó acertadamente el desarrollo de cohetes en la Tierra, las condiciones extremas de los planetas exteriores y las condiciones necesarias para la abiogénesis. Fue un investigador de excelencia, pidió que los científicos serios se ocuparan también de asuntos que parecieran fantásticos e inverosímiles al hombre de ciencia: “Los sabios se comportan como gansos cebados incapaces de digerir un grano más. Toda idea nueva se les antoja descabellada y, por lo tanto, la rechazan sin más explicaciones…”  

Sí, Hermann Oberth, el padre de la astronáutica mundial, advertía del conservadurismo científico, tanto de agencias como de renombrados especialistas.

Volviendo a la teoría de Aréjula, es más llana y comprensible la explicación que suena:

—¿Por qué está ahí ese disco que parece flotar en el aire?

—Porque pierde de su peso un peso igual al duplo del peso de su energía potencial electrostática, y en ese punto el peso perdido es todo el peso del disco (página 22).

Plantier decía que la fuerza motriz del disco era “la energía cósmica”. Aréjula se saca otro comodín de la manga: la “carga gigante”, representada por los misteriosos bulbos “marcianos” (y literalmente podrían ser marcianos, minerales extraídos de Fobos, una de las lunas de Marte). Su teoría también presenta grandes parecidos con la teoría de Marcel Pagès.

Aréjula: Y sin embargo, el OVNI es un vehículo espacial tan sumamente sencillo en comparación con los sistemas actuales de la astronáutica, que esos extraterrestres podrían construir OVNIs sin tener ninguna idea de que estaban transformando la masa en energía. ¿No ha estado el hombre muchos siglos, desde que inventó el fuego, produciéndolo sin tener ninguna idea de que combinaba el oxígeno con el carbono? Y lanzaba flechas sin saber ni una palabra de dinámica ni de balística. Cuando una técnica es sencilla se pude practicar bastante bien sin conocimientos científicos. Los conocimientos científicos no se dan en el Cosmos con solo esperar a que pasen los siglos. Los conocimientos científicos fueron cosa de los griegos. si no hubiera habido griegos tampoco nosotros tendríamos conocimientos científicos. La técnica del OVNI es sencillísima si se posee esa materia prima que lleva dentro y que posee la “carga gigante” ε a la que se le ha añadido la masa material M en la proporción debida. La física del OVNI es la física de las cargas gigantes ε. Por eso tiene rasgos parecidos con la física de las partículas elementales. 

¿Y cómo obtendrían los extraterrestres las “cargas gigantes”?

Sobre este punto lo único que podemos decir es que esas cargas teóricamente son posibles. entre las partículas cargadas estables (sean protones o electrones) no se ejercerá ninguna fuerza si se consigue vencer el campo de repulsión y llevarlas a distancias mínimas. Esta ley es la base de la formación de los núcleos. Los protones de los núcleos no están en general a las mínimas distancias, pero sí a fuerzas lo suficientemente cortas para que sus fuerzas electrostáticas de repulsión sean despreciables.

Entonces, el alma mater del OVNI sería la piedra en cuyo interior estaría el “bulbo” o quiste que nos retrotrae a las imponentes fuerzas primitivas cósmicas. Pero esta explicación no es concordante con la revelación de los extraterrestres al médium Siragusa: La energía-luz y la energía magnética: he aquí a los dos poderosos carburantes que permiten a los aparatos espaciales surcar los espacios cósmicos externos e internos, a velocidades del orden de millones de kilómetros por hora.

Lamento profundamente no haber conocido en vida a Francisco Aréjula López —añadía el ufólogo español Antonio Ribera—. Su muerte, rodeada de misterio (se llegó a decir que le habían encontrado sin una gota de sangre en el cuerpo, del que además faltaban varias vísceras, en su casa de Mallorca), tuvo lugar en una fecha imprecisa, en la segunda mitad de los años setenta.

 

Ver también: Los OVNIs y lo vampírico. 

Un inquietante fresco en el muro de la iglesia de Sighisoara, en Transilvania (Rumania), considerado como el lugar de nacimiento del legendario Vlad Tepes, señor feudal de la región en el que se inspiró la leyenda del Conde Drácula ha llamado la atención, no de los aficionados a los vampiros, sino a los ufólogos.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s