Hay AMLO para rato…

   Nada qué celebrar * Discurso de anécdotas y pocas ideas * El alto precio de no ser modernos * Se agota la excusa de Trump * Del populismo de Fox al populismo de AMLO * Los ninis y los olvidados del sistema * Los intelectuales del régimen ahora avalan a AMLO * La censura y espionaje en la República del Resentimiento * Carpetazo a Octavio Paz * Roma: la decadencia de un cineasta…

NADA QUÉ CELEBRAR: La economía se ha desacelerado desde el último tramo del año pasado, registrando un crecimiento nulo (0%). A lo anterior habría que añadirle el anuncio del gobierno federal de contraer deuda a nivel internacional. Ahora que si la cancelación del NAIM no fue motivo suficiente para desincentivar las inversiones en México, los amparos contra el desastroso proyecto de Santa Lucía, también impugnados con amparo, vienen a amargarnos con el incremento de lo presupuestado inicialmente por él mismo, según datos del propio gobierno federal (Enrique Sada: Verdad amarga).

De modo que a un año de las elecciones presidenciales, los mexicanos no tenemos nada que celebrar, bastante qué reclamar al actual gobierno y tanto más por hacer como sociedad organizada.

AMLO: GATO POR LIEBRE… “La fuerza arrolladora del carismático candidato contrasta crudamente con la insolvencia del errático presidente. López Obrador disfruta las campañas pero padece el ejercicio de gobierno. Entiende a su presidencia como la interminable travesía que lo llevó al poder. Obseso de su guión, intolerante frente a la crítica, incapaz de rectificar, refractario a las restricciones, desdeñoso de la técnica, el Presidente cabalga entre molinos de viento silbando su oda. Su proyecto de gobierno no es más que la suma de ocurrencias y caprichos bajo el mantra de la cuarta transformación. Voluntarismo que se extravía en ejecuciones. Una presidencia unipersonal, sectaria, aislada, provinciana…” Roberto Gil Zuarth.

Román Revueltas: El régimen de MORENA exhibe un declarado rechazo a la modernidad. Me pregunto si esa oscura resistencia —justamente la que suelen desplegar los conservadores de verdad, no aquellos denunciados por el presidente de la República— resulta del izquierdismo del nuevo partido hegemónico.

Maruan Soto: Entre las mayores deudas de los gobiernos mexicanos está su irresponsabilidad frente a una tarea tan discreta como redituable, la pedagogía política: la enseñanza cívica de lo que es válido.

Federico Berrueto: López Obrador puede desdeñar la realidad y los principios básicos de la civilidad política, porque esto es consecuente con la cultura antiliberal de los mexicanos más avenidos a la condición de súbditos que de ciudadanos. El éxito político y la vigencia de Andrés Manuel no solo se explica por su singularidad, sino también por la sociedad.

Hay López Obrador para rato. Su ascendente popular es más profunda de lo que se supone. Su actitud autoritaria, intolerante y antiliberal remite al déficit de cultura ciudadana, lo que se exacerba con la incapacidad de un proyecto alternativo que reconozca los principios del agravio mexicano, particularmente el de la corrupción y la impunidad, pero que le dé un curso constructivo a partir de los valores propios de la democracia: inclusión, tolerancia, coexistencia, legalidad y representatividad.

Y advierte Federico Berrueto:

Hoy más que nunca es pertinente  la lectura de Octavio Paz para entender al nuevo ogro filantrópico en el poder, así como en el sustento de un régimen a partir de las creencias más poderosas que las ideas, porque duermen en las capas más profundas del alma nacional.

Ver también:

CARPETAZO A OCTAVIO PAZ: ¿Quiénes serán los intelectuales orgánicos (más no orgásmicos) de AMLO? ¿Qué dirán cuando use al Ejército (que lo usará, sin duda, ante los primeros brotes venezolanos)? ¿Discriminará AMLO a los “pirruris” (burgueses, clasemedieros) ¿Y si secuestran a empresarios y estudiantes del Tec de Monterrey dirán que “Fue el Estado”?

A ver si es cierto, que los Krauze le piden publicidad oficial a AMLO, cuando su gobierno le dé carpetazo a la obra de Octavio Paz. Si lo hacen, si AMLO los compra… pues se van a ver como unos “muertos de hambre” (repito: así son de cabrones escritores y periodistas mexicanos). Al cabo ni dijeron nada del desempleo y la inseguridad calderonista.

A mí simplemente me va a valer, si escritores que aprecio mucho nunca tuvieron ventas, reconocimiento… ¿por qué habría de preocuparme el nini de Mixcoac? Nada más no vayan a salir esos mismos intelectuales de la capital con que solamente en la CDMX conocen al Nobel mexicano y en provincia no: si le dan carpetazo a Paz, mándenlo a la chingada y sanseacabó. Que no venga Krauze con publicidad del nuevo gobierno.

SIN ÁNIMO: “Por si fuera poco, la nueva administración muestra un desprecio total por la ciencia y la técnica, retratado en las asignaciones presupuestarias y en la negativa a reconocer dictámenes y cifras, aludiendo siempre a otra información que nunca se exhibe (…). Y claro, ante estas actitudes precientíficas aumenta el temor de que México pierda el grado de inversión, lo cual significaría varios años de recesión y crisis. Puede que el pronóstico sea irracional, pero el temor no lo es…” Federico Reyes Heroles.

ACKERMAN, INTELECTUAL DEL RÉGIMEN. Otro al que le apura cobrar del gobierno mexicano. Su contribución en “su” periódico La Jornada es una pieza inolvidable (por lo poco crítica al actual gobierno), así lo revela el título del artículo: “Un año de congruencia y estabilidad” (sic), en el que resalta la “absoluta” congruencia de AMLO (¡súper sic!). Qué raro que con esas características la izquierda calificara de “vendidos” a los articulistas que antes agradecían al señor Presidente (por las migajas).

MI REINO POR UNA CUMBIA: “A ningún mandatario le gusta dar malas noticias y lo cierto que es las proyecciones de crecimiento para el país siguen bajando, la desconfianza en el gobierno sigue subiendo, hay crisis de migración, crisis de seguridad, crisis de salud, amparos en los aeropuertos, reclamos en la ciencia, crítica en la cultura. ¿Y el sargazo? Una metáfora incontrolable de la política nacional en la que sin saber cómo ni por qué, se ensucia lo que nos quedaba limpio.”    Ana María Olabuenaga.

ROMA: LA DECADENCIA DE UN CINEASTA… Yo (Alberto Triana) solo sé que después de ver “Roma” hasta se le quitan a uno las ganas de leer La Jornada; ya lo único que se le antoja a uno es alguna golosina hollywoodense, alguna comedia tonta con Sandrita Bullock, algún drama o remake del montón.

UNA VENGANZA INÚTIL: Extraña la manera de proceder de la administración Mancera (la productora de “Roma”): pudieron haber armado una cinta alrededor de Tlatelolco (el tema todavía estaba latente por ahí)… y simplemente dejaron ir esa oportunidad. Sí, la izquierda mexicana (es decir, capitalina) ahí los tenía en la mira, a los priístas… y simplemente los dejaron ir. ¿Ignorancia, negligencia, complicidad?

ARTESANALMENTE INÚTIL: He ahí el mayor problema del nuevo trabajo fílmico de Cuarón: Roma es tan “personal”, tan artesanal… que simplemente no trasciende, no hay un discurso (como sí lo había en Amores Perros).

Sí, ya vimos su desdén por el norte de México, pero su artesanía azteca no es el “Gran Referente Nacional” que pregonan los medios, periodistas de espectáculos y crítica “especializada”: Roma es un gran retroceso fílmico sobre todo si tomamos en cuenta la ruptura que se dio con Amores Perros allá por el año 2000.

Pero insisto en lo que me parece más grave: Roma me parece fraudulenta a nivel artístico. Me explico: cuando las cintas de la cartelera comercial no funcionan o no convencen… bueno, uno también se prestaba al juego (saga de moda, celebridades del momento, alguna cantante metida a actriz, la adaptación de algún bestseller, etc.); en cambio, una cinta así, en blanco y negro, con pretenciones y/o aspiraciones artísticas, multipremiada (en cuanto festival se ha presentado a partir de Venezia)… pues es obvio que es para otro tipo de audiencia (más madura, más exigente). Pero encima Roma no cumple (narrativamente).

Ah, y encima el IMCINE le aprueba a Cuarón un proyecto cinematográfico sin guion… como aprobar obra pública sin planos de ingeniería, sin maqueta de arquitectura, sin estudios técnicos, ni análisis de costo-beneficio… ¿verdad que “Roma” se ve ya fraudulenta? ¿Ignorancia, negligencia, complicidad?

FUENTE: Proceso / Milenio / Reforma / La Silla Rota / Sin Embargo / Cinexplicación.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s