Brasil y su desarrollo suicida

Bolsonaro se alinea con Estados Unidos: Noruega y Alemania suspenden ayuda ambiental…

Gerardo Moyano

Según una investigación de The Intercept, medio creado para filtrar documentos de manera anónima, dos empresas brasileñas: Hidrovias do Brasil y Patria Investiments, están deforestando gran parte de la selva amazónica para facilitar el cultivo de soja y construir carreteras que les permitan llevar el producto a los puertos de exportación. Ambas pertenecen al grupo Blackstone, propiedad de Stephen Schwarzman, principal donante de la campaña presidencial de Trump y del líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell.

Hace unos meses, el gobierno de Bolsonaro anunció que Hidrovias do Brasil se asociaría en la privatización y desarrollo de cientos de kilómetros de la ruta BR-163, que cruza la Amazonia y llega hasta la frontera con Venezuela.

Alberto Triana: Pero es preferible esa privatización, si con ese proyecto se generan miles de empleos para los brasileños…

EL AGOTAMIENTO DE LA IZQUIERDA SUDAMERICANA: Cabe recordar que el pasado 30 de agosto, Bolsonaro se reunió con Trump en la Casa Blanca para negociar un acuerdo de libre comercio muy ambicioso, que para Brasil ha sido durante muchos años un anhelo, pero que gobiernos anteriores desdeñaron por una tendencia antiamericana que correspondía a los intereses de su partido (El Nuevo Herald, 3-09-2019).

Para revertir esta tendencia, que caracterizó al izquierdismo de Lula da Silva y Dilma Roussef —períodos durante los cuales la deforestación del Amazonas se redujo 60%—, Bolsonaro comenzó a recortar el presupuesto de las agencias de protección ambiental, relajó los controles de la quema de pastizales y se lanzó contra ambientalistas y comunidades indígenas que se oponen al desarrollo.

Dice Gerardo Moyano: La minería, producción de madera y exportación de combustibles fósiles también contribuyen a la deforestación…

Alberto Triana: Y en México no dicen nada del desorden minero, ni a los empresarios que no pagan impuestos, caso de Alberto Bailleres, uno de los consentidos de Peña…

Dice Gerardo Moyano: No solo eso, incitados por el “discurso de odio” de Bolsonaro (“es mucha tierra para poco indígena”) los líderes de estos sectores atacan a los aborígenes (del Brasil), convertidos en el último bastión de la selva…

Alberto Triana: Claro que no debe haber conflictos internos en Brasil (y en México los zapatistas niegan modernizarse). Sí, pero sus prácticas son peligrosas, como la queimada, consistente en quemar ciertas extensiones de selva para generar terrenos con ceniza.

POSIBLE SABOTAJE ECOLOGISTA: La policía federal de Brasil anunció que investigará la denuncia que agricultores del estado de Pará, uno de los más afectados por las llamas, organizaron en WhatsApp  “un día de fuego” el 10 de agosto pasado para mostrar su apoyo a la política de disminuir las regulaciones ambientales.

De ahí que incluso antes de que los incendios pusieran estas medidas bajo los reflectores internacionales, Noruega y Alemania ya habían decidido suspender las donaciones al Fondo Amazonia, el cual ha aportado 1,288 millones de dólares en la última década a “proyectos de prevención, monitoreo y combate a la deforestación, y de promoción de la conservación y el uso sustentable en la Amazonia”.

NORUEGA Y SU AYUDA AMBIENTAL: En la conmemoración del décimo aniversario del Fondo Amazonia, realizada en junio de 2018 en Oslo, Noruega — país que ha aportado el 94% de las donaciones—, el ministro de Medio Ambiente noruego, Ola Elvestuen, advirtió sobre los peligros del cambio político ambiental en Brasil.

La política económica de Jair Bolsonaro pone en riesgo uno de los pulmones del planeta. Para impulsar la producción agropecuaria, minera y maderera, el mandatario brasileño socava la protección ambiental y fomenta el odio contra activistas e indígenas. Con apenas el 29% de aprobación en agosto, el ex militar se ha convertido en el presidente de Brasil peor evaluado en los primeros 8 meses de gobierno, según la última medición de la encuestadora Datafolha (1-09-2019).

Alberto Triana: Para evitar que pierdan el apoyo de Noruega y Alemania, podrían ceder unas concesiones mineras en Brasil, incluso podrían negociar tecnología. Esto con el fin de que no boicoteen los productos brasileños (vendrían más problemas). Una vez con tecnología, podrían iniciar proyectos mineros para sacar presupuesto para las arcas de Brasil.

Gerardo Moyano: Por ahora, la presión internacional ha servido para que el presidente brasileño firme un decreto para prohibir el uso del fuego en todo el país por 60 días —que luego limitó a ciertas zonas—, pero los expertos en el tema advierten que de seguir con el actual ritmo de deforestación, uno de los pulmones del planeta podría volverse desértico antes del año 2050.

 

FUENTE: Espacio 4 / Correo del Sur.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s