80 años del Holocausto

Este mes de septiembre se conmemoraron en Polonia los 80 años del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, en momentos en que el conflicto bélico se ha convertido en un desordenado campo de batalla de la memoria.

En Polonia y en toda Europa del Este, muchos sienten que el sufrimiento de su gente nunca ha recibido el reconocimiento merecido, o que lo empeña de manera injusta su conducta de ese momento, agravios que los políticos han estado explotando en una nueva era de nacionalismo.

LA HISTORIA LA ESCRIBEN LOS VENCEDORES: Para los estadounidenses (y su área de influencia), la Segunda Guerra Mundial puede parecer una historia maniquea, en blanco y negro, sobre el Bien venciendo al Mal, con los Aliados luchando lejos de casa para derrotar al régimen genocida de Adolfo Hitler y abrir una nueva era de paz y libertad.

Pero desde los países bálticos y Polonia, hasta Hungría y Rusia, donde ocurrieron cruentos combates, deportaciones y ejecuciones en masa, hay muchos tonos de gris: resistencia heroica y martirio, pero también colaboración y una liberación por parte de las fuerzas soviéticas que supuso el comienzo de décadas de ocupación y opresión para aquellos detrás del Telón de Acero.

Hace 80 años que la Alemania nazi invadió Polonia, el 1 de septiembre de 1939, el ataque que provocó un conflicto mundial de casi 6 años que dejó más de 70 millones de muertos antes de que Alemania y Japón se rindieran en 1945.

En la conmemoración de este año, el vicepresidente Mike Pence fue al evento mientras el presidente Trump se quedó por la contingencia del huracán sobre Florida.

Una ausencia notable fue la del presidente Putin por la presencia del ucraniano Volodymyr Zelensky.

CATÓLICOS POLACOS, LOS GRANDES OLVIDADOS: Sin embargo, a menudo se olvida que uno de los grupos que también padecieron especialmente el Holocausto fueron los polacos étnicos, en su mayoría católicos, y por partida doble, ya que los crímenes de genocidio que padecieron durante la Segunda Guerra Mundial no sólo fueron perpetrados por los nazis, sino también por los soviéticos. Recordemos que en septiembre de 1939, Polonia fue invadida no sólo por Alemania, sino también por la URSS, siguiendo un pacto secreto firmado por las dictaduras de Hitler y Stalin en agosto de ese año: según el Instituto Nacional de la Memoria de Polonia (IPN), 150.000 polacos murieron a causa de la ocupación soviética, en parte asesinados y en parte durante las deportaciones a Siberia ordenadas por Stalin (en total, unos 320.000 polacos fueron deportados por los soviéticos, un hecho también considerado delito de genocidio según el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional).

CRIMINALES DE GUERRA SOVIÉTICOS QUEDARON IMPUNES: Como podemos ver, cuando hablamos de Holocausto en Polonia no podemos limitarnos a recordar los crímenes de lesa humanidad cometidos por los nazis: es un deber moral recordar también los perpetrados por los soviéticos, pues fueron dos países -y no sólo uno- los que invadieron Polonia al comienzo de esa guerra, empleándose con una gran saña contra la población local. Tal vez sea ésta la causa de que los católicos polacos sean los grandes olvidados de muchos homenajes a las víctimas del Holocausto. Aunque muchos criminales de guerra nazis fueron juzgados y condenados después de la guerra, los criminales soviéticos quedaron impunes. El sufrimiento de aquellos polacos deportados y masacrados es hoy un recuerdo incómodo para muchos que, aún a día de hoy, siguen usando expresiones como “liberación de Polonia” para referirse a la ocupación del país por la URSS al final de la Segunda Guerra Mundial y la instauración en él de una dictadura comunista. Una extraña “liberación” a la que hay añadir la violación en masa de 100.000 mujeres y niñas polacas a manos de los soviéticos, unos crímenes cuyas víctimas tenían entre 4 y 80 años: muchas de ellas, además, fueron asesinadas. Ya va siendo hora de que el mundo recuerde a esos católicos polacos y señale, con igual firmeza, tanto a los criminales nazis como a los criminales soviéticos que les sometieron a un colosal genocidio.

FUENTE: Associated Press.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s