El naufragio de las civilizaciones

Guadalupe Alonso / Milenio 

En su libro El naufragio de las civilizaciones (Alianza Editorial, 2019), el escritor Amin Maalouf advierte sobre el colapso del mundo tal y como lo conocemos y del surgimiento de una nueva era para la que debemos estar preparados. Revisa las causas que han conducido a esta situación y hace un llamado a enderezar el mundo antes de que sea demasiado tarde. Si bien este recorrido por el siglo XX y lo que va del XXI, partiendo del Oriente próximo hasta el mundo occidental, podría parecer apocalíptico, Maalouf abre un resquicio que alumbra la noche oscura de estos tiempos.

“Siento que el mundo de ayer ha desaparecido, está muriendo. Estamos moviéndonos hacia un mundo distinto que todavía no ha nacido y apenas podemos imaginar algunas de sus características, pero aún no está presente. El sentimiento que tengo no es de horror o desesperación. El mundo que desapareció tenía cosas buenas y malas, pero no tiene sentido lamentarse, no hay nada qué hacer. Sin embargo, es importante darnos cuenta de que ha desaparecido y necesitamos imaginar lo que será este otro mundo, qué debemos hacer para construirlo, porque la civilización que yo he conocido, está muriendo”.

Con una larga trayectoria en el periodismo y la literatura, Maalouf apela a la memoria, a las experiencias que vivió en la infancia cuando su familia se vio obligada a dejar Levante, tras perderlo todo. De ahí parte hacia la elaboración de un análisis histórico, político y social sobre la actual crisis civilizatoria. “La civilización en la que nací está muriendo, no solo la de Levante; ese es el sentimiento que tengo. De vez en cuando me acosan ciertos miedos. En el pasado, muchas civilizaciones surgieron y desaparecieron, pero de lo que hablo ahora no es solo de una civilización. Cuando menciono Levante me refiero a un momento, a una civilización específica, pero hoy todo un mundo con todas sus civilizaciones está desapareciendo y es algo completamente nuevo. Por eso en el título uso la palabra civilización en plural. No es sólo una civilización que es sustituida por otra; es todo el mundo lo que está desapareciendo y no sabemos lo que viene”. 

Diría que es preocupante y fascinante. Preocupa perder lo que conocemos, a lo que estamos acostumbrados pero, al mismo tiempo, el estallido de un mundo nuevo es fascinante. No estoy seguro de que otros antes que nosotros hayan experimentado algo semejante. Es un problema global.

Hoy experimentamos algo diferente; lo vemos, cada año es peor que el anterior. Hay eventos extremos, y aunque sea difícil referirnos a uno en específico, a una causa, debemos preocuparnos. Otra amenaza es la carrera armamentista.

CONSERVADURISMO CIENTÍFICO: Ahora vemos cómo surge una nueva carrera armamentista con tecnologías más sofisticadas que hace 40 años, con misiles más poderosos que no solo pueden ser producidos por las súper potencias, sino por cualquiera, terroristas o grupos que tienen su propia agenda. Este nuevo elemento es uno de los posibles glaciares, en especial si pensamos en el riesgo de las armas bacteriológicas. No quisiera provocar pesadillas, pero tampoco podemos excluir una amenaza así. También hay otras amenazas.

La población crece y pronto estaremos luchando para dar alimento y vivienda a billones de seres humanos. Al mismo tiempo, se desarrolla la inteligencia artificial, la robotización, la capacidad de reemplazar el trabajo humano por máquinas, así que tenemos en perspectiva una población de millones de desempleados, gente que no tendrá ningún rol en la sociedad, y una minoría de billonarios viviendo en un espacio distinto, quizá con acceso a una medicina privilegiada. Hay demasiadas tensiones potenciales en el mundo producidas por el progreso científico y tecnológico y no sabemos cómo sortear las consecuencias.

EL AÑO DE QUIEBRE: Muchas cosas sucedieron (en 1979) moldearon el mundo de hoy. El elemento principal, el más común, fue que el conservadurismo se convirtió en revolucionario, y sucedió en muchos lugares casi al mismo tiempo y en distintos niveles. Uno de ellos es lo que entonces se llamó la revolución conservadora, liderada por la señora Thatcher, que adoptó Estados Unidos y luego otros gobiernos. La idea central era que se debía disminuir el papel de la autoridad pública en la economía y en la vida social. Esto provocó un desequilibrio cuyas consecuencias estamos viendo, el aumento de la desigualdad en el mundo. Toda la dimensión social del capitalismo disminuyó o fue descartada, lo cual explica lo que está sucediendo.

Ver también

PRESAGIOS MILENARISTAS DE HAROLD BLOOM: Nuestras obsesiones populares con los ángeles, premoniciones y raptos por parte de alienígenas, así como de experiencias al borde de la muerte poseen esa degradación comercial de lo que está de moda, pero más que nunca son testimonios de una esperanza de liberación de las cargas de una sociedad envejecida, agotada y carente de originalidad, anota Bloom.

Y advierte: Imaginemos unos Estados Unidos que equilibran su balanza de pagos con unos altos impuestos sobre el consumo, particularmente gravosos para los pobres (negros o blancos). Una vez que el cristianismo institucional (ya sea de la línea protestante tradicionalista, católica o sectaria estadouniense como los baptistas del sur y mormones en particular) forme parte esencial de la clase dirigente, quizá lleguemos a ver una herejía gnóstica alzarse como un movimiento de masas contra los explotados, quizá incluso alejando al pentecostalismo de sus actuales alianzas reaccionarias. 

Unos Estados Unidos que se rebelarán en las calles para mantener el Estado de Bienestar, con un Evangelio Virtual impuesto por la fuerza y fundado sobre el monopolio de la información, bien podrían originar un gnosticismo a gran escala de los humillados y ofendidos, que se alzarían para afirmar y reclamar la semilla divina que hay en sí mismos. Como a todo el mundo, me gustaría desechar estas ideas como mera fantasía antes que ver nacer un mero gnosticismo producto del shock del futuro. 

 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s