CINE: 25 años de venganza

Cuando Hollywood no le tenía miedo a la corrección política…

Alberto Triana

Nadie duda que Die Hard es uno de los parteaguas del cine moderno, específicamente dentro de la acción y el blockbuster (el blockbuster de calidad).

La segunda Die Hard (de 1990) era un gran espectáculo, un thriller repleto de vertiginosa tensión, pero que temía demasiado salirse de la fórmula establecida por la ya mítica tercera parte, al grado de mantener ciertos esquemas y hasta personajes (como el del periodista o la misma esposa de McClane). Sí, Die Hard 2 parece más bien como esas secuelas ochenteras “de fórmula” que solo buscaban ofrecer lo mismo a una audiencia no muy exigente, deseosa de repetir la emoción de la primera; por lo que la reinvención de la tercera se siente como una auténtica bocanada de aire fresco.

Ha cambiado la década y la estabilidad del detective McClane apenas se sostiene (ahora en Nueva York separado de su esposa), a pesar de su heroísmo mostrado. Hoy ya nadie parece acordarse de las hazañas de McClane en la Gran Manzana: todos le faltan al respeto (salvo el capitán de la policía, que le comprende un poco); hasta que un día una amenaza del pasado regresa directamente para acabarlo…

Die Hard III parece provenir de esa Edad de Plata del blockbuster: los años 90.

Ahora viene un cabrón de la antigua Alemania Federal (interpretado por Jeremy Irons), acompañado por un ejército de fornidos matones, dispuestos a hacer de las suyas en la urbe neoyorquina. ¿El motivo? Es lo de menos, porque a este nuevo fascineroso le gusta jugar con sus víctimas al popular juego de “Simón Dice” (Simon Says), para suplir la temporada navideña que tanta gloria le dio al detective McClane.

Sí, el misterioso Simón de las llamadas es un sádico terrorista que se divierte metiendo a McClane en puros problemas (¿alguien dijo la NSA?). Y para complicar más las cosas, hay un nulo entendimiento con su nuevo colaborador, Zeus Carver (Samuel L. Jackson, un honrado comerciante que intenta poner orden en su vecindario)… ¿alguien dijo “Administración Obama”?

Obviamente nuestra percepción de las películas cambia con los años, por lo que incluso Die Hard III podría tener otro visionado, otra lectura, acorde con el desorden de los últimos años. Sí, el hermano de Hans Grüber es toda la incertidumbre que viene para los americanos, tal como el Guasón era en el fondo algo abstracto, la anarquía que de repente llegó a Gotham.

Ahora vienen directamente por McClane, a trollearlo

¿POR QUÉ FUNCIONA DIE HARD III SI PROPONE CASI LO MISMO? Yo creo que McClane refleja las tensiones del hombre moderno, con su incertidumbre noventera (incluso el desempleo tras el crack bursátil de los yuppies de la era Reagan: jóvenes ejecutivos trajeados, guapos, exitosos, pero que con su arrogancia arruinaron la economía americana allá por 1989).

Y aquí viene otra de las claves del éxito de McClane: así ande todo jodido y estropeado, siempre tendrá su “herramienta” a la mano (una poderosa Beretta) para hacer frente a la competencia alemana.

No hace falta decir que Die Hard III también tiene sus momentazos de “roller-coaster”, como esa delirante secuencia del túnel, persecuciones y tiroteos.

En ese sentido, McTiernan supo hacer mejor la transición que ALIEN 3 de un espacio cerrado y claustrofóbico en la primera (con el Nostromo y el edificio de Nakatomi Plaza) a un espacio abierto pero lleno de peligros en la tercera parte, sobre todo con McClane.

No hace falta decir que Bruce Willis y Samuel L. Jackson le dieron otro giro de tuerca a las denominadas buddymovies (películas de camaradas), todo un subgénero dentro del cine de acción típicamente estadounidense.

Películas de machos, para tomarse unas cervezas con los amigos y soltar la carcajada a bocajarro, toda una especie de ritual masculino, como la escena dentro del Orca en la noche en Tiburón.

Por esos valores honestos, noventeros, Die Hard III es la película del mes.

FUENTE: Cinexplicación.

 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s