China detuvo al coronavirus

Adrián Foncillas / Proceso

   La cuestionada mano dura del gobierno chino le está ganando la batalla al coronavirus. Las medidas para reducir los contagios han ido más allá del cierre de escuelas y comercios. Se cancelaron actos deportivos y políticos, y el sector del ocio fue aniquilado en aras de contener el contagio. La población solo salía de su casa para lo indispensable. En algunas urbes, incluso, las familias eligen a un miembro para salir a comprar lo indispensable cada 3 días. Si bien China tiene 90% de los casos globales, comienza a reportar menos casos que el resto del mundo y parece que la actividad comercial empieza a reanudarse.

Sobre China cayeron los clichés habituales y el escepticismo que padecen los pioneros. La cuarentena fue desdeñada como contraria a los derechos humanos; ineficaz, en el mejor de los casos y contraproducente, en el peor. La evolución de la epidemia ha cambiado dicho juicio.

Beijing ha embidado su expansión mientras otros gobiernos afrontan una amenaza creciente. La fórmula china ya no es un anatema para países más respetuosos con las libertades individuales.

Pero el vertiginoso descenso de los contagios en China ha generado incredulidad. Un reciente informe de la OMS la ha finiquitado: las cifras oficiales son “reales”. El informe, publicado después de que 13 expertos internacionales fueran invitados por el gobierno chino a estudiar la epidemia sobre su territorio nacional tiene tintes panegíricos.

“La audaz estrategia china para contener la expansión de este nuevo patógeno ha cambido el curso de una epidemia mortal y que se agravaba rápidamente. China ha ejecutado probablemente el esfuerzo de contención de enfermedad más ágil, agresivo y ambicioso de la historia”, reporta.

AL BORDE DEL AUTORITARISMO: Mientras el virus se ha expandido ya por una setentena de países, algunos con cuadros tan inquietantes como en Italia, Irán o Corea del Sur; la situación sería mucho más grave si China no hubiera comprado tiempo al mundo con su cuarentena.

Gerardo Chowell, profesor de epidemiología y bioestadística de la Universidad del estado de Georgia, comparte las conclusiones de la OMS: “Han hecho un buen trabajo. Consiguieron contener la propagación muy rápido y ésa es una buena noticia para China y para el mundo porque ya no están exportando contagios. Es necesario que entren varios casos en un país para desatar una epidemia, no basta con uno o dos”, señala por teléfono. El corolario del éxito es que el mundo cerraba las puertas a los chinos semanas atrás y ahora es China la que se blinda contra los ciudadanos de países incapaces de contener el virus.

El centro de Chowell ha aplicado fórmulas matemáticas para prevenir en tiempo real del desarrollo de la epidemia. Responde a un comportamiento clásico: creció desde mediados de diciembre hasta alcanzar la saturación de la curva a principios de enero y entonces empezó la caída. El cambio de tendencia es el resultado de las draconianas medidas chinas. Es posible que suba de nuevo en otoño y que sobrevivan algunos brotes aislados durante el invierno, pero no podrán contenerse con ciertas precauciones.

El académico mexicano alude a los efectos colaterales adversos de la cuarentena: el cerrojo de la provincia saturó los servicios sanitarios, muchos médicos se infectaron y algunos enfermos, tanto de coronavirus como de otras dolencias, no pudieron ser tratados con eficacia. La tasa de mortalidad de Hubei, de 4%, excede a la nacional. El contexto explica, empuja a la comprensión: “Te enfrentas a un virus nuevo que está matando a la gente y se extiende rápidamente, careces de vacunas y de tratamiento, hay mucha incertidumbre…”

La lucha contra el coronvirus devuelve el manoseado debate sobre la cuarentena y los derechos civiles. Es un campo volátil donde combaten la moral y las exigencias médicas, el individuo y el grupo, la disciplina oriental con la sublimación estadounidense de libertad.

FUENTE: DW / Proceso

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s