CINE: Tyler Rake (dos horas de balazos)

Un mercenario estadounidense, experto en el arte de matar, es enviado a Bangladés a ejecutar lo que parece ser una misión suicida: debe rescatar al hijo de un capo que ha sido secuestrado por su rival. Para entrar a la ciudad donde está la víctima debe enfrentar muchos obstáculos. Salir de ahí, luce imposible.

Para este trabajo, Rake y su grupo deberán ir a Bangladesh. Al principio todo sale más o menos como se había planeado, claro, con muchos balazos y con Rake haciendo alarde de su destreza como guerrero, mientras acaba con quien se le ponga enfrente, pero más o menos todo va sin problemas.

Sin embargo, una vez que Rake consigue asegurar su objetivo –o sea, al chico secuestrado, llamado Ovi (Rudhraksh Jaiswal)–, las cosas comienzan a salir mal: de entrada, la policía cierra la ciudad pues está coludida con el grupo que secuestró al chico, y luego, los miembros del grupo de asalto de Rake empiezan a caer uno por uno. Es una trampa.

Prácticamente solo, en una ciudad hostil, Rake deberá encontrar la forma de sobrevivir, lo cual conlleva tomar una decisión complicada: deshacerse del muchacho que acaba de rescatar.

Los personajes secundarios están cumplidores y funcionan muy bien como aderezo de la historia, y sirven para que la trama se desenvuelva en el tema de las traiciones y lealtades: tenemos a Nik (Golshifteh Farahani), la colega y amiga de Rake; a Gaspar (David Harbour), amigo entrañable del protagonista, y a Saju (Randeep Hooda), un matón que trabaja para el padre de Ovi, leal a su jefe y a su familia.

La cinta dura cerca de dos horas y casi todo ese tiempo es de balazos, lo cual la convierte en una típica película de acción, de buenos contra malos, del héroe americano salvando el día. Sin embargo, tiene por ahí un giro que la convierte en un filme no tan convencional dentro del género, lo cual no necesariamente la hace mejor, sólo es una particularidad que se agradece.

UNA MIRADA CRÍTICA:  Chris Hemsworth está en su elemento como el implacable Tyler en Misión de Rescate (Extraction, 2020), una soberbia cinta hiperviolenta producida por Netflix, de altísimo presupuesto, con una trama microscópica y una lluvia de balas sobre los barrios, las calles y los vecindarios de este escenario perfecto para el crimen.

La película de casi dos horas es agotadora. No deja espacio para respirar. Desde que inicia hasta que termina hay una escena de acción tras otra en la imposible misión que ha sido encomendada a este exsoldado, que emplea con rigor las técnicas de la destrucción y mata sin miramientos, porque no tiene nada que perder.

De esta forma, él, junto con un equipo de bandidos, ubicados del lado de los buenos, emprenden el operativo arrasando con todo. No hay poder humano que pueda detener esta fuerza irresistible del grupo de pistoleros con entrenamiento de élite.

Las escenas que protagoniza Tyler son impresionantes. No hay mucha trama, solo fuego y toneladas de plomo. Hay una secuencia de 11 minutos, que da la ilusión de un largo plano secuencia. Aunque obviamente la acción está trucada para hacerla parecer una sola toma, la pieza fílmica es fantástica, con persecuciones en coche, con autos volando, muchas explosiones, combates entre personas y muertos que caen sobre muertos, mayormente del lado de los malos y de los corruptos agentes de la ley.

Extraction es una película palomera cargada de acción, villanos acribillados y un solitario guerrero estadunidense, degradado a mercenario que tendrá la oportunidad de redimirse. Y aun así, la cinta dirigida por Sam Hargrave se encuentra entre las 10 películas más vistas en nuestro país en la plataforma de Netflix.

Misión de Rescate, típica historia de Netflix, comprometida únicamente con el entretenimiento, no debe ser tomada en serio, aunque tiene algunos pasajes melodramáticos que pretenden ser llegadores. La lógica está superada y lo que queda es la contemplación de un monumental espectáculo de sangre, con coreografías perfectamente programadas y un soberbio trabajo de dobles de acción que hacen quedar muy bien a Chris y a los chicos malos a los que enfrenta.

En fin, Misión de rescate sirve para entretenerse un rato, en estas circunstancias.

FUENTE: Proceso  / Netflix.

 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s