Nazca: posible aeropuerto extraterrestre

HISTORIAS DEL UNDERGROUND AMERICANO: En agosto de 1973, mientras los astronautas del Skylab 2 se hallaban en su órbita espacial, recibieron una misión muy curiosa. Debían fotografiar, en lo posible, las Líneas de Nazca, que son unas misteriosas líneas artificiales en el Valle de Nazca, Perú, para comprobar si eran visibles desde el espacio.

Estas enormes señales terrestres están constituidas por una serie de líneas rectas y figuras geométricas, grandes dibujos de animales visibles solamente desde el aire y lo que claramente parece un conjunto de pistas de aterrizaje para aviones. Todas fueron trazadas en la tierra o labradas en el suelo rocoso del valle, en una época desconocida. No existían leyendas locales acerca de ellas y, puesto que en el nivel del suelo no se les podía notar, fueron descubiertas solamente desde el aire, y durante una prospección de agua en los Andes.

Las líneas y los gigantescos dibujos ocupan una gran parte del Valle de Nazca, que tiene 96 kilómetros de largo y 16 de ancho. Por momentos desaparecen frente a algunas montañas pequeñas, pero luego emergen al otro lado, absolutamente rectas. En algunos casos, como ocurre en los presuntos campos de aterrizaje, los dibujos son extremadamente anchos, y otras, conforman grandes y muy sofisticadas figuras de animales, peces y pájaros, e incluso una enorme serpiente.

Aunque existen muchas teorías acerca de su origen, la única cierta es que fueron trazadas por seres que poseían instrumentos altamente desarrollados para calcular y que fueron hechas para ser vistas desde el cielo, puesto que es la única manera como puede apreciarse su diseño.

En la bahía de Pisco, en la costa peruana, existe una alta pared rocosa en la que está tallado un enorme tridente o candelabro, según la interpretación que le dé quien lo ve, ya que, a diferencia de lo que ocurre en las líneas de Nazca, fue advertido por toda facilidad (mide 250 metros de largo) por los invasores españoles. Estos lo interpretaron como un signo de la Trinidad para estimularlos en su obra de conquista y conversión de los bárbaros. Cualesquiera que fuera su propósito, lo cierto es que resulta más fácil de ver desde el aire que desde el mar, y la barra central del tridente apunta directamente hacia el valle de Nazca, como si fuera una especie de señalizador para los supuestos “campos de aterrizaje”. Puede que estos fueran a su vez, bases para esos aviones cuyos modelos dorados resultan asombrosos.

En diversos lugares de América, existen otras líneas geométricas y algunas figuras enormes que pueden verse también desde el aire, como por ejemplo las grandes figuras humanoides del desierto de Tarapacá, en Chile; el laberinto de Navajo, en California; las montañas Elefante y Serpiente, en Wisconsin, y otra en diversos lugares del mundo y que a menudo no tienen una historia arqueológica anterior.

LA MUJER ESCONDIDA TRAS LAS LÍNEAS DE NAZCA: A pesar de las dificultades, María Reiche nunca cesó en su investigación. Se mudó a una choza cercana a la zona para estar lo más cerca posible de su pasión, y jamás cesó en su empeño. Al principio, los lugareños desconfiaban de ella, llamándola “bruja” al verla caminar por la arena limpiando algunos tramos, medir y realizar cálculos constantemente. Más tarde, la bautizaron como “la mujer que barría el desierto”, y hoy es conocida como la Dama de Nasca, por su labor de investigación, protección y conservación de las líneas cuando el turismo y las visitas se convirtieron en un riesgo para mantener aquella maravilla.

A lo largo de su trabajo, María Reiche descubrió que muchas de las figuras y líneas dibujadas tenían relación con el calendario astronómico, concluyendo que hacían referencia a ciclos como el solsticio de verano, así como los cambios climáticos para planificar las cosechas. Entre las figuras destacaban formas de animales, como un mono, que según ella representaba la Osa Mayor, grullas, colibríes o flamencos. Sobre este último, por ejemplo, la investigadora afirmaba que, si alguien se colocaba en su cabeza en las mañanas del 20 al 23 de junio y seguía con la mirada la dirección del pico, podría observar la salida del sol tras uno de los cerros del paisaje.

En 1949, la investigadora alemana publicó su primer artículo sobre los geoglifos del desierto peruano, titulado ‘Mistery on the desert. A study of the ancient figures and strange delineated Surface’. Tiempo después, en 1974, María Reiche creó el primer mapa sobre las figuras de Nasca, tras haber medido con métodos muy básicos y pocos recursos las fascinantes líneas de la zona, y observándolos desde el aire con la ayuda de la Fuerza Aérea Peruana.

Durante toda su vida, María Reiche luchó por proteger las líneas de Nasca. Con su perseverancia consiguió que, en 1994, la Unesco otorgara la categoría de Patrimonio Cultural de la Humanidad a las líneas a las que dedicó su vida. Perú también quiso devolverle todo lo que había hecho por su país, y entre las distinciones que le concedieron a lo largo de su vida se encuentra la Medalla Machu Picchu de la Unesco, la Orden al Mérito por Servicios Distinguidos en el Grado de Gran Cruz y el título de Ciudadana Honoraria de Perú concedido por el propio Gobierno, así como la nacionalidad peruana.

María Reiche falleció el 8 de junio de 1998 en Lima y fue enterrada en Nazca, siempre cerca de las líneas que la enamoraron tiempo atrás. La matemática alemana dijo una vez: “Tengo definida mi vida hasta el último minuto. El tiempo será poco para estudiar la maravilla que encierran las pampas de Nasca, y ahí moriré”. Y así lo hizo.

FUENTE: NatGeo / Fundación Telefónica.

Ver también:

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s