El miedo es el Estado de la Unión

Pascal Beltrán

“A lo largo de más de dos siglos, Estados Unidos ha generado una amplia gama de sentimientos en el resto del mundo: amor y odio, envidia y desprecio, admiración y enojo. Pero hay un sentimiento que nunca le había sido dirigido hasta ahora: la lástima”.

Tal es la imagen que proyecta Estados Unidos, de acuerdo con el escritor y crítico literario irlandés Fintan O’Toole, quien así lo puso en un artículo aparecido a fines de abril en el diario The Irish Times.

100 Objects

Los hechos del pasado fin de semana no hacen sino confirmar el deterioro de una nación que hace no mucho era punto de referencia por la calidad de su democracia, la solidez de su Estado de derecho, la seguridad de la que gozaban sus habitantes y las posibilidades de progreso personal, sintetizadas en la expresión “el sueño americano”.

Para desgracia de los estadunidenses, todo eso está hoy en entredicho. El país vive una etapa de conflictos sociales como no había conocido al menos en medio siglo.

En días recientes, Estados Unidos ha tenido enfrentamientos armados entre facciones ideológicas y grupos raciales; confrontaciones de civiles con los cuerpos de seguridad, que han llegado a la violencia; delincuencia y vandalismo rampantes y una tensión política a punto de desbordarse.

Conforme se acercan las elecciones del 3 de noviembre, el discurso del miedo va tiñendo más y más la campaña presidencial. Parece que lo que esta vez convocará a los estadunidenses a las urnas no será el patriotismo y la confianza en el espíritu de logro que forjó esa nación, sino el temor de sufrir algún daño físico, infligido por criminales o por los partidarios enardecidos de alguno de los dos bandos que se disputan la Casa Blanca.

Es increíble cómo incluso la peor epidemia que ha sufrido el país, ante la que las autoridades han tenido una respuesta digna de república bananera, con una cauda de más de 180 mil muertos, ha dejado de ser el tema de conversación, igual que ha pasado con la severa crisis económica, que ha obligado a 58 millones de estadunidenses a solicitar apoyo para el desempleo.

El miedo es hoy el estado de la Unión Americana. Mientras milicias de ultraderecha patrullan las calles de muchas ciudades, armados con rifles de alto poder, contingentes de izquierda radical recorren por las noches los barrios residenciales para despertar a los moradores de sus “sueños de riqueza”.

Los muertos por la violencia política y social en las calles de Estados Unidos todavía pueden contarse, pero, como escribí en esta Bitácora el pasado 31 de julio, no hay que perder de vista que académicos como Jack Goldstone, de la Universidad George Mason, han pronosticado que la inestabilidad que vive el país –donde hay 393 millones de armas en manos de particulares y 42% de los hogares tiene al menos una en su poder– bien podría desembocar en un conflicto armado interno.

De terminar muy cerrada la elección entre Donald Trump y Joe Biden, las posibilidades de una salida pacífica parecen limitadas. “Hoy no hay base para un acuerdo político”, como el que evitó que Estados Unidos regresara a las armas luego de la disputada elección de 1876, once años después del fin de la Guerra Civil, tuiteó ayer Goldstone. “No habría final a la vista en caso de un conflicto similar”.

FUENTE: Excélsior.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s