Hollywood frente al coronavirus

Óscar Chavira

La Pandemia del coronavirus ha agudizado la crisis existencial y la sobrevivencia de Hollywood. Ese stand bye de la industria, que pensábamos terminaría conforme acabara la Pandemia, primero se ha pospuesto mas allá de lo que esperábamos, segundo no es un stand bye.

Los estrenos de TENET y Mulan, en lo que ahora sabemos es un lapso de nueva normalidad efímero, han venido a demostrar que la cuarentena no fue un stand by sino la antesala del fin de una era para la industria global, en la que está en juego no sólo el cine hollywoodense.

La soberbia de Hollywood para ver la amenaza del éxito de la televisión de paga y la minimización del futuro del streaming y Netflix le están cobrando factura a la Meca del Cine. Y esas facturas se agudizaron durante la Pandemia.

La pandemia obligó a cerrar los multiplex bloqueando la exhibición del contenido de Hollywood. La pandemia obligó a detener toda la producción fílmica de Hollywood reduciendo su reserva de estrenos. Es la peor pesadilla hollywoodense jamas pensada.

La Pandemia, pensamos, había puesto en stand bye todos los pactos de renovación de Hollywood. Pero no es así. Porque la televisión no paró, porque el streaming no paró, porque la caída en la venta de boletos no paró, porque la insurrección interna de Hollywood tampoco lo hizo.

Se detuvo la vida de la indsutria hollywoodense, pero no sus amenazas declaradas. Hollywood ya perdía contras sus competidores antes de la Pandemia, durante la cuarentena Hollywood lo que ha hecho es perder aun mas.

Crítica de 'Tenet' (2020). Christopher Nolan: Frío mesías | Rock and Films

TENET falla en salas de cine. MULAN falla en el streaming. Y ambas son cintas fallidas narrativamente. Ahí está la transición fallida de Hollywood. Ahí están las facturas por desatender la audiencia que va al cine y menospreciar el streaming.

Hay que tener en mente que Hollywood tiene una reserva de películas terminadas limitada. Las manda al paredón de fusilamiento en el 2020 y luego no va a tener cintas qué estrenar aunque quiera.

No hay mejor ejemplo de la huida que ha emprendido Hollywood que el retraso hasta abril del 2021 de la nueva película de James Bond, NO TIME TO DIE, un año de retraso con respecto a la fecha original. Hollywood quiere huir, en el mejor de los casos, de este 2020 de pesadilla.

Disney ya había retrasado el estreno de WW 1984 de julio a octubre, y de ahí a diciembre. Y es casi seguro que la va a posponer hasta el 2021. Warner decidió mandar el remak de The Witches a estreno por streaming en HBO Plus para no retrasarla de temporada de Halloween.

La decisión de Hollywood de huir del 2020 ha roto todos los pactos que sustentaban la industria fílmica mundial hasta antes de la Pandemia. La vieja forma de hacer, distribuir, exhibir y ver cine van a tener que ser reconfigurados con nuevos pactos.

25 blockbusters al año mandarían los estudios a estrenar en cines al año. Es decir un blockbuster reinaría dos semanas en la taquilla, como lo han hecho desde hace un par de años. Las películas de menos de 100 mdd pasarían a streaming, que puede sostener su costo y ganancias.

Pero ahora piensen en el efecto de tener sólo un blockbuster cada quince días, sin estrenos menores. ¿Cuántas salas se necesita para este calendario de estrenos? Por eso muchos decimos que los Multiplex están condenados.

Ahora lo sabemos, la cuarentena no fue un impasse, fue un prólogo. La Pandemia no fue un stand bye, fue el fin de una era del cine.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s