La normalidad en Estados Unidos

El presidente estadounidense, Joe Biden, marcó como fecha para un regreso a una relativa normalidad la fiesta del Día de la Independencia en el país, el 4 de julio. Estados Unidos concedió autorización para uso de emergencia a las vacunas de Pfizer y Moderna, y a la de Johnson & Johnson, que es monodosis y cuya efectividad es algo menor. El país, el más golpeado del mundo por la pandemia, registra más de 30,2 millones de contagios de COVID-19 y más de 549.000 muertos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

“El SARS-CoV-2 no desaparecerá y vamos a vivir con este virus, creemos, para siempre. El nuevo coronavirus, que ha paralizado las economías mundiales y ha colapsado a los hospitales, estará entre nosotros para siempre”, afirmó a comienzos de este año Stephane Bancel,director ejecutivo del laboratorio estadounidense Moderna que desarrolló una exitosa vacuna contra el COVID-19.

En relación a la aparición de las recientes nuevas mutaciones del coronavirus que tiene en alerta a los expertos en todo el mundo, el especialista agregó: “Los funcionarios de salud tendrán que vigilar continuamente las nuevas variantes del virus, para que los científicos puedan producir vacunas para combatirlas”. Estas nuevas variantes del virus pueden derivar en un comportamiento más complejo del patógeno, como potenciar su contagio, ser más mortal o transformarse en más resistente ante vacunas o tratamientos contra la enfermedad.

Los datos de una investigación no revisada por pares y publicada el 18 de febrero en Medrxiv sugirieron que ambas vacunas contra el COVID-19 previenen no sólo los síntomas del virus SARS-CoV-2, sino también posibles nuevas infecciones.

Un equipo de la prestigiosa institución Mayo Clinic examinó a más de 31 mil personas en cuatro estados en los Estados Unidos, que habían recibido al menos una de las dos dosis que conforman los esquemas de vacunación en ese país. Así fue como descubrieron que los inoculantes tenían una eficacia superior al 80% para prevenir la infección 36 días después de la primera dosis, en promedio. A los 15 días, la eficacia se detectó en un 75%, y pareció mostrar un 89% a partir de los 36 días posteriores a la segunda dosis, según informó la publicación científica.

Para el doctor Christopher Murray, director del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, “es poco probable que Estados Unidos logre inmunidad colectiva al virus antes del invierno. Sabemos que el COVID-19 es realmente estacional, por lo que cuando llegue el próximo invierno, necesitamos tener un nivel de protección mucho más alto para detenerlo en su camino”, dijo en diálogo con la CNN.

FUENTE: EFE / infobae.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s