CINE: Diarios de motocicleta

Sección visual de Diarios de motocicleta - FilmAffinity

“Diarios de Motocicleta” es un desafortunado título (que funciona mejor para un libro que para una película) para esta interesante película que se ha estrenado coincidiendo con películas mucho más comerciales pero del todo inferiores en calidad. Por eso sería inteligente prestarle atención a este film antes de que desaparezca de cartel. Muchos de los que lean esto no sabrán de que va la película, yo mismo recalé en ella por casualidad y mala fortuna al haber saltado de cartel la película que tenía intención de ver (mala fortuna que se tornó en buena después de la proyección), pues se trata de la recreación del viaje que en 1952 emprendieron dos jóvenes argentinos a lo largo y ancho de América Latina, un bioquímico de 29 años y un estudiante de medicina de 23, asmático y a punto de terminar la carrera llamado Ernesto Guevara, un joven que años más tarde se convertiría en el icono de la revolución cubana como Che Guevara.

Sin embargo, la visión del film puede aislarse completamente de lo que supuso esta figura en la Historia, es más, la imagen que se ofrece de la juventud del personaje original en mi opinión debió distar bastante a la aquí mostrada, sin duda, en la realidad debió ser más controvertida y contradictoria. No es esta pues una película histórica ni biográfica, sino el retrato de dos jóvenes idealistas, algo ingenuos e inmaduros en un viaje iniciático hacia el corazón de la revolución, entendiendo esto como una revolución personal, idearia y de maduración, dos jóvenes que en busca de aventura encuentran el sentido a dar a sus vidas.

El film está dirigido por Walter Salles, un director brasileño del que por estos lares sólo ha podido verse su reconocida película “Estación Central de Brasil (1998)”, y que con esta logra un film casi redondo, con una estética cercana al documental por la veracidad que se desprende de sus imágenes, de la ambientación y de la fotografía, no por ello carente de interés creativo, todo lo contrario, contiene por ejemplo un estupendo y nervioso montaje que fracciona algunas escenas con violencia, ofreciendo como resultado un ritmo que nunca se hace pesado.

Las interpretaciones de todos los actores resultan convincentes y creíbles, indispensable para una película de estas características, estando encabezado el cartel por Gael García Bernal y Rodrigo de la Serna que consiguen transmitir todo el proceso de cambio interior y hacer humanos a unos personajes que lo fueron, lo cual resulta más complicado de lo que pueda parecer en un principio.

En el film no paran de ocurrir cosas, continuamente, la sucesión de anécdotas y de personajes secundarios es frenética, propiciando dos horas muy entretenidas para el espectador. Con acierto, la película esquiva el maniqueísmo populista, abordando las escenas más sociales con una contención espartana.

EL ORIGEN DEL COMUNISTA CHE GUEVARA: Pero la película no analiza América, solo la muestra. Y, sobre todo, argumenta por qué el universitario bonaerense que emprendió un viaje de placer se transformó en alguien dispuesto a cambiar el mundo, a hacerlo más justo. Como advierte el refrán, lo que se mueve, se conmueve.

Ver también:

El crimen del Padre Amaro (2002) - IMDb

La crítica cinematográfica chilena despedazó el filme mexicano “El crimen del Padre Amaro”, que se estrenó la víspera, y calificó de “débil” la actuación de su protagonista, el actor Gael García Bernal. El crítico Rafael Valle señaló en la edición digital del diario La Tercera que la película “parte con el tono solemne de lo que pudo ser una crónica sobre la derrota del compromiso espiritual en manos de las tentaciones carnales”. Sin embargo, agregó que “abandona ese filón para subordinarse al trágico clímax de la novela original, con la sutileza de un culebrón televisivo”. “Es el momento de los golpes de efecto, las lágrimas y las maldades de último minuto. Y es que ‘El crimen del Padre Amaro’ revela sus más reprochables pecados”, concluyó el comentario de Valle.

FUENTE: La Vanguardia / Cinexplicación.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s