Afganistán: el primer Gran Error de Biden

ANTECEDENTES: Los soviéticos intervinieron en 1978 para apoyar la revolución socialista y hacer frente a los insurgentes muyahidines, fundamentalistas islámicos, que fueron apoyados por EUA. Entre los muyahidines estaba Osama Bin Laden, un saudí que acudió a Afganistán para luchar contra los soviéticos con el apoyo de Washington.

Imagen relacionada

A la larga, Afganistán se convirtió en el Vietnam de la URSS, imperio que terminó por colapsar en 1991. Al amparo de la ayuda de EUA a los muyahidines nació la red extremista Al Qaeda y la facción del Talibán. La primera fue la que perpetró los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas y el Pentágono, hecho que se convirtió en el casus belli de la invasión a Afganistán.

Por su parte, los talibanes se hicieron con el poder en el país tras la caída del régimen socialista y brindaron apoyo y protección a Al Qaeda.

Así, Washington logró asesinar a Bin Laden, pero no acabar con Al Qaeda ni con el Talibán. Por el contrario, hoy, con la huida de las tropas estadounidenses de tierras afganas tras 20 años de invasión, los talibanes han recuperado en días el terreno que perdieron en dos décadas.

El fracaso del imperio americano es rotundo. Pero, si miramos bien, en lo que va del siglo XXI, varias intervenciones militares de EUA han terminado en desastre: además de Afganistán hay que contar Irak, Libia y Siria. El imperio llegó a su límite hace años y su hegemonía está en una crisis que se antoja terminal.

¿Y EL FUTURO? Una pregunta difícil, porque fallan casi todos los pronósticos acerca del mundo contemporáneo. La futurología incluso atraviesa por una crisis, ha perdido incluso el prestigio que se le tenía. La identidad afgana, forjada durante miles de años por un mundo pequeño, sencillo, rústico y estático, se ve incapaz de abarcar toda la realidad que le rodea, una realidad que crece a un ritmo vertiginoso.

*Con información de Álvaro González.

FUENTE: infobae / DW / El Mundo / El País / ABC (España) / El Universal / Archivo Boston.

*Hobsbawm, Eric, Historia del Siglo XX 1914-1991, Barcelona, Crítica, 1996. Capítulo XVI: El final del socialismo, pag.476.

*Robert Draper, National Geographic (febrero de 2011).

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s