Se agrieta la relación México-Estados Unidos

LOS SIGLOS ESTADOUNIDENSES: El pasado 18 de septiembre, se llevó a cabo la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en Palacio Nacional, evento que fue arena de fricciones, arremetidas y discusiones entre algunos mandatarios y diplomáticos de la región.

Sin embargo, según Raymundo Riva Palacio, en su columna para Eje Central, dicha Cumbre también fue la grieta que terminó por desquebrajar la relación bilateral México-Estados Unidos – específicamente, la que sostienen los presidentes, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y Joe Biden, respectivamente.

Y es que, relata, el mismo Marcelo Ebrard, canciller mexicano, habría expresado su inconformidad al tabasqueño por las continuas declaraciones y acciones que desafiaban a EE.UU, mismas que, asegura el columnista, “se replegó en algunas”, pero “no tardó mucho para regresar a su hostilidad”.

“Debió darse cuenta (AMLO) de que la relación con el gobierno de Joe Biden no solamente se agrió, sino que se rompió públicamente (…) Pues bien, finalmente se cansaron en Washington”.

Cabe recordar que la cumple tuvo la sorpresiva asistencia de Nicolás Maduro, dictador de Venezuela, así como la intervención – vÍa digital y con un mensaje pregrabado – de Xi Jinping, mandatario de China: dos “enemigos públicos” de la diplomacía estadunidense, cuyas presencias en la cumbre, apunta Riva Palacio, fue uno de las factores que endureció el trato de Biden con AMLO.

Otra de las influencias para ello, fue el “trabajo sucio” que México aceptó para el control de la migración, lo cual, dijo el columnista, fue insuficiente para prevenir a Biden un fuerte desgaste político.

No obstante, Raymundo aseguró que el precedente para un desplome en la relación bilateral se sentó desde octubre con el caso del general Salvador Cienfuegos, el cual derivó en una restricción por ambas naciones: de un lado, México restringió los servicios de inteligencia estadunidenses, mientras que EE.UU “le cerró la llave a información de calidad”.

Este escenario se agravaría aún más con la llegada de Biden al poder y, a pesar que se intentó mitigar con la visita de la vicepresidenta, Kamala Harris, a territorio nacional, “sirvió de poco”, ya que López Obrador no cesó con “el discurso acusatorio de intervención”, dijo.

Por su parte, el viernes Antony Blinken, secretario de Estado de EE.UU y quien canceló su presencia en los festejos de los 200 años de la consumación de la independencia, declaró – ante los cancilleres de México y Centroamérica – la necesidad de respetar las inversiones y el estado de Derecho, argumento el cual, apunta Riva Palacio, “fue alusión directa a México”.

Sin embargo, Andrés Manuel habría “tratado de mitigar” la ausencia del estadunidense con el anuncio de la asistencia de representantes de Francia y Rusia; países con los que EE.UU también guarda un vínculo de constantes fricciones.

Aunado a ello, otra “llamada de atención” hacia el tabasqueño provino de Ken Salazar quien aseguró que la frontera norte se mantendrá cerrada, a pesar de la conclusión de la vacunación contra el COVID-19 en adultos de los municipios colindantes.

Y finalmente, una más le llegó a mitad de semana cuando el Departamento de Estado triplicó la cifra de recompensa por información que lleve a la captura de Ismael El Mayo Zambada, lo cual elevó “el costo político a AMLO de no actuar contra el Cártel de Sinaloa”, mencionó Riva Palacio.

FUENTE: infobae.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s