Aumenta la desconfianza hacia las vacunas anti-covid

Cristina Sáez / La Vanguardia

“Los gobiernos deben empezar ya a trabajar en generar confianza en los ciudadanos hacia las vacunas, porque eso también forma parte de las medidas de control de la epidemia, como la mascarilla, la distancia de seguridad o los rastreadores. Si falla la confianza en uno de esos factores, puede hacer caer la confianza en el resto”, alerta Jeffrey V. Lazarus, investigador de ISGlobal y coordinador de este trabajo.

De hecho, estos resultados se obtuvieron a partir de una encuesta realizada en el mes de junio, en el marco del proyecto Covid-Score, también liderado por Lazarus. Desde ese momento, diversos eventos, como la parada de un par de ensayos clínicos de vacunas en fase III por efectos adversos en algunos participantes, el anuncio por parte de Rusia de que ya estaba vacunando a su población con la inyectable Sputnik que han desarrollado, a pesar de que no haber publicado antes resultados científicos; y la presión por parte de Donald Trump para intentar aprobar una vacuna antes de las elecciones, entre otros, son factores que seguramente hayan mermado aún más la confianza hacia la inmunización.

“Debemos trabajar para fomentar la alfabetización científica, contrarrestar los bulos y las desinformaciones con información, explicar a la población los procesos de fabricación y de desarrollo de las vacunas; que si se están desarrollando tan rápido es porque nunca antes en la historia de la humanidad se habían invertido tantos recursos, económicos y humanos, para lograr una empresa; y que si un ensayo se detiene al detectar un efecto adverso es una demostración de que el sistema de control funciona”, defiende Lazarus, para quien es imprescindible que políticos y científicos escuchen las dudas de la sociedad y les ayuden a resolverlas.

Las conclusiones de este estudio se suman a las de encuestas recientes realizadas en los EE.UU. que señalan de una pérdida de confianza de la gente hacia la vacunación, un hecho del que la OMS ya había alertado en 2019, cuando identificó el crecimiento de la desconfianza hacia las vacunas como uno de los desafíos globales y apuntaba hacia las informaciones falsas y bulos. Asimismo, este mismo mes en la revista Royal Society Open Science otro informe denunciaba que casi el 33% de la población de diversos países se creía información falsa sobre el coronavirus y era más reticente a vacunarse. Y un estudio reciente de la Universidad Cornell halló que el principal factor de desinformación sobre Covid en todo el mundo era Donald Trump, por la promoción que hace de curas milagrosas.

Ver también:

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s