Las expectativas latinoamericanas en 2022

Andrés Oppenheimer

“Va a ser un mal año para la región”, me dijo en una entrevista la directora ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena. “Va a bajar el crecimiento en forma considerable”.

Irónicamente, si no fuera por las desastrosas políticas de la mayoría de sus líderes, América Latina podría ser una de las regiones de mayor crecimiento económico del mundo.

La interrupción de las cadenas de suministro globales debido a la pandemia de COVID-19 ha abierto una oportunidad de oro para la región, porque muchas compañías multinacionales quieren reducir su dependencia de suministros de China. Muchas quisieran trasladar algunas de sus operaciones de Asia a América Latina, si encontraran un ambiente favorable.

Con costos laborales similares, tiempos de transporte más cortos y las mismas zonas horarias, América Latina podría convertirse en un nuevo centro manufacturero mundial.

Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo muestra que si América Latina reemplazara tan solo el 10% de las exportaciones de China a Estados Unidos, la región ganaría 70,000 millones adicionales al año. Y lo que es más, eso podría lograrse exportando bienes que América Latina ya está produciendo, como autopartes y televisores.

Pero los populistas retrógrados de izquierda y de derecha están matando la mayor oportunidad de crecimiento de la región en décadas.

Los presidentes retro-progresistas de México y Argentina –y ni hablar de los dictadores de Venezuela, Cuba o Nicaragua– están ahuyentando a los posibles inversores que podrían estar trasladando fábricas de China a sus países.

Y un populista de derecha en Brasil está creando tanta incertidumbre política, que pocos inversores están dispuestos a mudar fábricas allí antes de las elecciones de octubre.

No es ningún misterio que la principal razón por la que los países latinoamericanos no crecen y no pueden reducir la pobreza es que no atraen inversiones. Están atrapados en la creencia superada hace rato en otras partes del mundo de que la dicotomía hoy en día no es entre izquierda y derecha, sino entre atraer inversiones y ahuyentarlas.

Incluso Vietnam, un país comunista, es una importante base de fabricación para empresas estadounidenses y europeas, y crecerá un 6.6% en 2022, según el FMI. Eso es el doble del pronóstico de crecimiento promedio para América Latina.

Pero, lamentablemente, la mayoría de los presidentes populistas latinoamericanos siguen vendiendo la fantasía de que se puede crecer y reducir la pobreza sin insertarse en la economía global, y haciendo discursos anti-empresariales para la tribuna. No es de extrañar que la fuga de capitales de América Latina alcanzó los 128,000 millones en 2021, un récord en los últimos años, según el Instituto de Finanzas Internacionales.

Solo podemos esperar que el 2022 marque un punto de inflexión, y que la proyectada caída del crecimiento económico latinoamericano cree una nueva masa critica de gente que diga: ” Basta de mentiras!”

FUENTE: The Miami Herald.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s