Gobierno mexicano reconoce incapacidad en informe oficial.

Nancy Flores / Contralínea.

   De acuerdo con el informe de Peña Nieto, en la lista de amenazas para 2017 también se incluyen los desastres naturales y las pandemias. Un tema que viene a cuento por el reciente sismo que cimbró el Sureste de país, dejando un saldo preliminar de 96 muertos (la mayoría de ellos en Oaxaca); así como el paso del huracán Katia.

Cuando las consecuencias del sismo revelan por sí mismas lo lejos que está México de prepararse para afrontar estas crisis, no hace falta decir que la Agenda, desde 2013, ya apuntaba una incapacidad gubernamental para enfrentar crisis producidas por fenómenos naturales.

Ante una epidemia masiva ocurriría lo mismo. La Agenda revela un insuficiente sistema de salud, que colapsaría mientras centenas de personas buscan asistencia médica. El escenario más catastrófico prevé revueltas a las afueras de los centros de salud públicos y privados que tendrían que contenerse por medio de la fuerza pública.

Según el Quinto informe de gobierno, otra amenaza contenida en la Agenda 2017 es el cibercrimen. Apenas el 9 de septiembre los hackers dieron muestra de la debilidad gubernamental en este tema: la cuenta oficial de la Secretaría de Salud en la red social Twitter fue vulnerada y apareció, durante unos 20 minutos, la liga a una página pornográfica. Las autoridades de la dependencia que encabeza el secretario y aspirante presidencial José Narro se limitaron a decir a la prensa que el caso se investigaría.

Detrás del anteproyecto de la Agenda 2017 está el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, quien lo entregó al Secretario Técnico del Consejo de Seguridad Nacional el 16 de marzo pasado. Trece días después fue presentado a los integrantes de la Comisión Bicamaral de Seguridad Nacional.

La participación de los legisladores consiste en opinar de los temas y los escenarios ahí descritos. En su elaboración también participaron las secretarías de la Defensa Nacional, Marina, Salud, Gobernación y Agricultura.

En la Agenda de 2015, revelada por Contralínea, las amenazas por orden de prioridad fueron: delincuencia organizada; conflictos sociales agudos focalizados; anarquismo; terrorismo; flujos migratorios descontrolados; corrupción e impunidad; ciberseguridad; tráfico ilícito de mercancías en fronteras y mares; desastres naturales y pandemias, y subversión. En 2 años, ninguna se contuvo o resolvió.

Raúl Robles, uno de los “asesores de espionaje” del CISEN, asesinado tras amenazas.

ESPIONAJE AGRESIVO, INTENSIFICADO CONTRA OPOSITORES: Uno de ellos, quizá el más grave, es el que apunta a los movimientos sociales –es decir, al pueblo organizado– como riesgo para los “objetivos e intereses” de México. Entre esos movimientos se señala al magisterio disidente y a los pueblos que luchan contra megaproyectos públicos y privados. ¿Eso es una amenaza para la seguridad nacional o para la élite económico-política?

FUENTE: Contralínea 577.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s