1917: acto de magia y prestidigitación

1917 es una montaña rusa de imágenes y emociones  que sorprenden y nunca parecen gratuitas…

Javier Betancourt / Proceso 

*****CRÍTICA SIN SPOILERS: Basado en un mínimo relato de su abuelo, el novelista Alfred Mendes a quien dedica el filme, Sam Mendes acompaña a Blake (Dean-Charles Chapman) y a Schofield (George McKay) a través de un infierno de lodo, cadáveres y ratas, pavor del exterminio bélico que el cinematógrafo Roger Deakins compone en poesía de luz y sombra. Desde el búnker en medio de las trincheras donde un general (Colin Firth) les encomienda la misión hasta el sitio donde un coronel está a punto de librar batalla contra un ejército alemán que ha tendido una trampa letal. Habrá que saltar las trincheras, cruzar la tierra de nadie, escurrirse por un campamento enemigo, atravesar un pueblo y serpentear un río.

Por más que, como toda épica, el camino esté lleno de obstáculos, aventuras con monstruos que asedian en la oscuridad, resulta difícil, como espectador, resistir la tentación de no buscar las costuras y artificios del supuesto plano único; entre el avance tecnológico y el virtuosismo, la manera de descubrirlo es apoyarse en el código narrativo con el que Sam Mendes acomete todo un acto de prestidigitación.

Desde la entrada al búnker del general la cámara cruza un umbral de oscuridad y así, entre descampados, niebla, explosiones, construcciones en ruinas, subterráneos, la costura parece invisible, los segmentos se adivinan en las transiciones de luz; apoyado en la música de Thomas Newmann, los diferentes episodios componen estrofas, momentos de cierta paz, claridad y se alternan con sobresaltos y sucesos sangrientos. Todo es trampa, terreno minado en 1917; tras una línea Hindenburg, supuestamente abandonada, se prepara una emboscada a gran escala.

La narración depende de hilos muy finos; a nivel emocional no basta el heroísmo del cumplimiento, el hermano de Blake se halla del otro lado de la línea, fallar significa muerte segura; Schofield maldice la misión, le importa poco el heroísmo, tanto que cambió una medalla por una botella de vino; las sensaciones, ver, escuchar y tocar, imprescindibles para sobrevivir en la carrera, se hallan amenazadas de muerte, niebla y carroña.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s