El caso de los extraterrestres anfibios de Meoqui

Francisco González Carrasco / cronista de Meoqui

HISTORIAS DEL UNDERGROUND MEXICANO: El 11 de octubre de 1987, unos niños que jugaban en el patio de una casa, en la calle Francisco I. Madero del Barrio Nuevo de Meoqui, dijeron que habían visto algo extraordinario, que habían tenido un encuentro extraordinario con algo que ellos aseguraron que eran seres extraterrestres.

2. Este caso, al contrario de cientos, tal vez miles de otras historias que cuentan los niños, historias semejantes, trascendió más allá del círculo de amigos y de las familias, y se convirtió en un suceso conocido por toda la población y aun por gran parte del estado.

A 34 años de la aparición de “Los Monitos” de Meoqui

3. Resulta que ahí aparecieron unos “monitos” de alrededor de 15 centímetros de altura de color rojo (otras versiones dicen que blanco), muy parecidos a las ranas y caminaban erguidos y se comunicaban con los niños con voces estereofónicas y que duraron varios días jugando con ellos, se dice que los monitos salieron de una cueva que estaba en el patio de la casa y cada atardecer salían para comunicarse con los niños y/o “jugar con ellos” juegos infantiles y con juguetes.

4. Otra versión de este caso en Meoqui, fue que los niños vieron descender una nave, con una gran luz que les provocó mareos, y que después de ese día aparecieron los monitos en la casa del Barrio Nuevo, con apariencia de ranas, ojos saltones y redondos, vestidos de blanco y del pecho despedían luz, su desplazamiento era a ras del suelo flotando, y su estatura no mayor de 20 centímetros lo que a cualquier persona podría impresionar.

5. Fueron cuatro los principales involucrados, según registra el profesor Armando Navarrete González, cronista de Meoqui: Sergio Alonso Lira Robles de catorce años de edad, su hermano René de doce, y los niños Mario Cosme y José Damián Alvídrez Payán, dijeron que habían visto descender sobre el patio una luz “azul rojiza” que les indujo un estado de adormecimiento. Otro día en que jugaban en la casa de los Alvídrez Payán, unos “hombrecitos” salieron de cuatro hoyos. De acuerdo a la versión de los niños, ahí se desmayó Alberto Alvídrez, y al intentar correr los otros, los detuvo la voz de los “monitos”, quienes los convencieron de que no se fueran.

6. Sin embargo, uno de los días que salieron los monitos a jugar, tuvieron un desencuentro con los niños y uno de ellos recibió un chorro de agua y en respuesta el monito se defendió y tocó al niño en un brazo y prácticamente lo quemó, se comentaba que era un tipo de sustancia química y/o veneno, tal fue el dolor que el pequeño sintió, que tuvo que ser llevado a la Cruz Roja, instalaciones muy cercanas en aquel tiempo a la casa donde salían los famosos monitos.

7. PERIODISMO Y MISTERIO: Ahí en la Cruz Roja fue atendido por varios socorristas y por el médico en turno, los niños contaron su versión y describieron a los monitos, el diagnóstico fue   que era algún tipo de veneno que había herido al infante, los socorristas se impresionaron por los hechos y comentaron lo sucedido con algunos medios de comunicación, ya que tenían contacto con ellos, sobre todo en los noticieros.

FUENTE: Diario Delicias / La Crónica de Chihuahua / Evidente.mx

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s